Login o ¿Olvidó su contraseña
E-mail:
Contraseña

La Biblia Responde


Autor de la respuesta Luis Zamorano
Fecha de la respuesta 12/05/2007
Categoría Sexo     (Clique aquí y vea más artículos relacionados con esta categoría )

Visualizaciones 70057


Pregunta: ¿CÓMO DEBEN SER LAS RELACIONES SEXUALES EN LA PAREJA CRISTIANA?

Respuesta: Acompaño unos consejos generales sobre la intimidad de la pareja y luego un par de comentarios sobre algunos tipos de relaciones sexuales específicas.

1) LA FELIZ INTIMIDAD DE LA PAREJA -
Los científicos sociales, generalmente dividen la vida en las siguientes áreas que influyen para que tengamos una vida bien equilibrada:
· Social
· Emocional
· Intelectual
· Espiritual
· Física
El área física comprende también la vida íntima de la pareja.

Hablando de vida íntima, muchos piensan que El sexo es todo en el matrimonio. Muchas personas esperan que una buena relación sexual sea la base de un buen matrimonio, pero no es necesariamente así. Lo opuesto en realidad es lo correcto: una buena relación conyugal es la base de una buena relación sexual.

La sexualidad es un don de Dios para sus hijos; El nos creó con impulsos sexuales.

La Biblia dice: “Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín…” Génesis 4:1.
Conocer en las Sagradas Escrituras significa “relaciones sexuales”. Se puede entender por lo tanto que aunque habla de un acto físico, el versículo se refiere a un conocimiento que incluye compartir, estar de acuerdo, revelarse totalmente el uno con el otro. Esa es la plenitud de la union sexual. ¿Por qué? Porque a través de la relación intima, tanto el hombre como la mujer, se revelan o se descubren el uno al otro como nunca antes, para que puedan comunicarse a niveles aun mas profundos de la vida.

La satisfacción sexual sana es el resultado de la armonía que reina en otras áreas dentro del matrimonio. Recién cuando la pareja aprende el significado de amor genuino, cuando ambos se aceptan mutuamente tal como son, cuando se ocupan del arte de la apreciación mutua, cuando aprenden los principios de la comunicación eficaz, cuando aceptan las diferencias y preferencias individuales, cuando se adaptan a una relación tolerante de respeto y confianza mutua, es cuando pueden esperar alcanzar una experiencia sexual satisfactoria.

Alla Fromme se refiere al acto sexual como una “conversación corporal”, quiere decir que tanto el cuerpo como la personalidad de los dos entran en contacto mutuo durante la unión sexual.

Para que haya un ajuste sexual, después del casamiento, es necesario dejar pasar un tiempo. Esto preocupa a muchas parejas que pensaban alcanzar armonía instantánea. Algunos estudios muestran que menos del 50% de las parejas experimentan satisfacción al inicio de su vida conyugal.

Cuatro áreas de intimidad que son vitales para la satisfacción sexual

El sexo es mucho más que tan sólo un acto físico. El buen sexo es el reflejo de una buena relación. Es la coronación de aquello que está correcto en un buen matrimonio.

Cuatro aspectos de la relación que contribuyen para un buen sexo.

1 - Relación Verbal

Esta comprende el aprender a conocer a su cónyuge a través de la conversación, pasando tiempo juntos. Esto es muy significativo para la mayoría de las mujeres que por lo general desean estar mas ligadas a sus compañeros a través de la intimidad verbal, antes de tener placer en el acto físico.

2 - Relación Emocional

Compartir mutuamente sentimientos profundos es relación emocional, la cual es vital para la satisfacción sexual. Principalmente para las mujeres, pues ellas responden mejor a la relación sexual cuando toda la relación es abierta y cariñosa, cuando sienten que sus esposos entienden y valoran sus sentimientos.

3 – Relación Física

Al pensar en relación física, piensa más en términos de toques, caricias, abrazos, besos y romance. El tipo correcto de toque libera un flujo placentero y curativo con elementos químicos en el cuerpo de ambos, de quien toca y quien es tocado. La pareja gana mucho cuando uno toca al otro de la manera correcta.

4 – Relación Espiritual

La relación espiritual puede ser el grado más alto de intimidad. Esposo y esposa se pueden conocer mutuamente cuando ambos se vuelcan a Dios y Lo conocen de corazón a corazón. La intimidad espiritual se puede obtener cuando la pareja ora junta, adoran juntos y frecuentan juntos la iglesia. La relación espiritual involucra conocerse el uno al otro en el contexto de la fe compartida.

Recuerda que el desempeño sexual está directamente relacionado con toda las áreas de nuestros sentimientos. Si se aprecian el uno al otro como persona y con alegría satisfacemos las necesidades comunes en otras áreas de la vida, tendremos una relación sexual ardiente y fuerte. El nivel en el cual experimentamos satisfacción sexual mutua es probablemente un indicador de cuán bien nos estamos comunicando, interesando, siendo honestos, deleitándonos, y sintiéndonos libres el uno con el otro.

Para ambos

Toma la iniciativa sexual – Esto es generalmente apreciado tanto por el hombre como por la mujer. Un cambio de ritmo fortalece la experiencia de la pareja.

Cuida tu apariencia – Tu pareja valorizará tu esfuerzo para mostrarte atractivo/a.

Separa un tiempo mayor para tener placer en la experiencia sexual – No se apresuren. Hagan de este encuentro un momento muy especial para ustedes.

Presta atención al ambiente dentro del cual harán el amor - Debe haber privacidad, pues nadie debe interrumpir ese momento. El lugar debe estar preparado de la mejor forma posible, para que pueda proporcionar un encuentro maravilloso (música suave, luces bajas, una cama bien arreglada, un ambiente perfumado); todo es extremadamente importante.

Expresa tus deseos – Usa palabras como: “te amo”, “te necesito”, “estoy loco/a por ti”, “estas lindo/a”, “me volvería a casar contigo”. Estas palabras tienen un poder especial de estímulo. Dile con frecuencia estas palabras a tu compañero/a, y demuéstrale cuánto te gusta estar con él/ella.

Frecuencia de la actividad sexual - La frecuencia sexual depende de varios factores como: edad, salud, presión social, trabajo, condiciones emocionales, habilidad para comunicarse sobre asuntos relacionados con el sexo, etc.
La pareja es quien debe determinar de acuerdo con sus condiciones, cuántas veces se encontrarán íntimamente. Esto puede variar de pareja a pareja, de situación a situación, como también de período a período.

Ninguno de los dos, en ningún momento debe forzar al otro a hacer lo que el otro no desea, ya que el amor no fuerza, mas bien respeta. Recuerda que la relación sexual es un acto físico, emocional y espiritual.

SOLO PARA LAS MUJERES

Comprende tu tremenda necesidad sexual – Habrán ocasiones en las que desearás relacionarte íntimamente con tu esposo aún cuando las cuatro áreas de intimidad ya analizadas no estén exactamente en el lugar correcto. Por esta razón, no te prives de esta oportunidad si sientes que tus necesidades no fueron satisfechas.

No prives a tu esposo del placer de relacionarse íntimamente contigo– Algunas veces, esposas a las cuales sus necesidades no fueron satisfechas o sus perspectivas no fueron correspondidas, se sienten en el derecho de castigar a sus esposos, evitando, negándose a la relación sexual con él. Recuerda que podrás estar contribuyendo a que haya un distanciamiento entre ustedes, enfriando y hasta quebrando la relación.
“La mujer no tiene potestad sobre su propio cuerpo, sino el marido; ni tampoco tiene el marido potestad sobre su propio cuerpo, sino la mujer. No os neguéis el uno al otro, a no ser por algún tiempo de mutuo consentimiento, para ocuparos sosegadamente en la oración; y volved a juntaros en uno, para que no os tiente Satanás a causa de vuestra incontinencia”. I Corintios 7:4,5.

Descubre lo que a él realmente le gusta – El hombre vibra cuando su esposa le pregunta lo que a él le gusta con respecto al sexo y trata de satisfacerlo. Esto no significa que tengas que abrir la mano de tus convicciones personales o particulares, de actividades sexuales que consideras ofensivas, porque existen límites en la relación íntima dentro del el matrimonio. Pero no te olvides que puedes hacer muchas cosas que tu esposo imagina en su mente, que podrás concederle y tener placer con ésto.

Preséntese de forma sexy – Aproveche aquellas ocasiones mágicas en que tomas un baño relajante, vistes algo sexy, esparces un poco de perfume alrededor, disminuyes la luz de la habitación, pones una música romántica, en fin, preparas la habitación para un momento especial. Con toda seguridad tu esposo sentirá placer tanto como tú. Esta es una forma de contribuir para que haya variedad, lo cual es bastante útil y saludable en la vida sexual.

“Hablamos frecuentemente sobre la relación sexual como “hacer el amor”. Estrictamente hablando, esto no es verdadero. El encuentro de dos cuerpos no puede hacer amor. Solamente puede expresar y enriquecer el amor que ya existe. Y la calidad de la experiencia dependerá de la calidad de amor que se expresa” David R Mace en su libro “Quien Dios Unió”.

“Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgara Dios” Hebreos 13:4.

Los profesos cristianos no deberían entrar en la relación matrimonial hasta que el asunto haya sido considerado cuidadosamente, con oración, y desde un elevado punto de vista, para ver si Dios puede ser glorificado por tal unión. Luego, deberían dar debida consideración al resultado de cada uno de los privilegios de la relación matrimonial; y el principio santificado debería constituir la base misma de toda acción.- RH, 19 de septiembre de 1899.

SOLO PARA LOS HOMBRES

Sé romántico – Las mujeres adoran sentirse amadas, valorizadas, admiradas, y cortejadas. Flores, tarjetas, notas, o un pequeño obsequio, pueden producir un efecto sorprendente. Recuerda que si deseas tener un buen encuentro íntimo con tu esposa en la noche, la preparación comenzará en las primeras horas del día. No te olvides también que las mujeres son atraídas por lo que escuchan.

No te apresures en las primeras caricias – No perderás nada si se dedicas más tiempo a tocar, abrazar y acariciar a tu esposa. Pregúntale dónde y cómo le gusta ser tocada, y se sensible a sus necesidades. Recuerda de tocarla libremente con caricias que no necesariamente lleven al sexo. Elógiala, dile cuánto la deseas, y dale abrazos espontáneos.

Se sexy – No quiero decir con esto que debes tener un cuerpo bien trabajado. Me refiero a estar limpio, perfumado, barba afeitada (a algunas mujeres no les gusta la barba), con colonia, sábanas limpias en la cama, y música romántica suave, de fondo.

Concéntrate en satisfacer a tu esposa – Recuerda que tú eres estimulado por lo que ves, y automáticamente, estás preparado para una relación intima. El hombre es como un fuego de gas, muy pronto da calor, mientras que la mujer es como un fuego de leña, lleva más tiempo, hasta 40 minutos. Por lo tanto espera hasta el momento en que ella te de la señal de que esta altamente excitada, para que juntos, puedan llegar al orgasmo.

“Hablamos frecuentemente sobre la relación sexual como “hacer el amor”. Estrictamente hablando, esto no es verdadero. El encuentro de dos cuerpos no pueden hacer amor. Solamente puede expresar y enriquecer el amor que ya existe. De la calidad de la experiencia dependerá la calidad de amor que se exprese” David R Mace en su libro “Quien Dios Unió”.

“Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgara Dios” Hebreos 13:4.

2) SEXO ORAL
El sexo oral no se menciona específicamente en la Escritura, y se considera que es una relación sexual. La Biblia prohíbe la relación sexual fuera de la relación matrimonial; en otros términos, sería inmoral y pecaminoso comprometerse en sexo oral fuera de matrimonio pensando que no es ninguna relación realmente sexual.
Algunos estudiosos han indicado que Cantares de Solomon habla figuradamente sobre el sexo oral; pero esto es especulativo y no establece su necesidad en el matrimonio. Si realmente fuera permitido por las Escrituras, sería meramente una opción, no un asunto obligatorio.
Las relaciones sexuales entre un hombre y su esposa debe tener las calidades siguientes para estar en armonía con lo qué la Escritura dice sobre fe y vida:
1. Consentimiento mutuo: 1 corintios 13 declara, "el Amor no busca lo suyo." De esto nosotros podemos inferir debidamente que un esposo no puede coercer al otro esposo en cualquier clase de actividad, sexual o no, si eso es contrario a sus principios, sus deseos, etc.,
2. Respeto mutuo: Efesios 5 declara, "Someteos unos a otros en el temor de Dios. " Básicamente, el verdadero amor está deseoso abandonar sus más grandes necesidades, y quizás incluso sus más intensas necesidades para honrar el objeto de su amor.
3. Confianza mutua: los Esposos deben poder descansar cómodamente en el conocimiento que su esposo/a no los pondría en peligro a sabiendas o los desencaminaría para su ganancia personal.
Mientras que el riesgo para la salud de esta clase de actividad sexual es esencialmente inexistente, los riesgos emocionales de la coerción son desastrosos para la relación. Estén seguros que hay un libre mutuo consentimiento de participar en este acto antes de hacerlo parte de la relación física. Hay mucha libertad en el lecho matrimonial…sed cuidadosos de no abusarlo.

3) SEXO ANAL
Este tipo de relación está específicamente descartada por el texto bíblico:
Ro 1 26 Por tanto, Dios los entregó a pasiones vergonzosas. En efecto, las mujeres cambiaron las relaciones naturales por las que van contra la naturaleza. Nueva Versión Internacional




Luis Zamorano
EQUIPO DE CONSEJEROS BIBLIA ONLINE


 
Envie esta página a un(a) amigo(a)